RELOJES MUSCULARES Y EL VALOR DEL ENTRENAMIENTO SINCRONIZADO


AMY ASHMORE, PHD.


Muchos deportistas prefieren entrenar a la misma hora todos los días. Pueden argumentar una variedad de razones para esto: es cuando se sienten más despiertos, menos hambrientos, más concentrados o menos estresados. Incluso pueden decir que parece más fácil hacer ejercicio a una hora constante. Probablemente tengan razón, pero la razón no es meramente psicológica; también es biológica. Y todo comienza con algo que todo el mundo tiene, pero de lo que la mayoría nunca ha oído hablar: una colección de relojes musculares.

Como CPT, conocer este principio tan importante de la biología puede ayudar a informar la programación de ejercicios que prescribe a los clientes.

Este artículo apareció originalmente en la edición de otoño de 2020 de la revista American Fitness.


¿Qué son los relojes musculares?


Los relojes musculares son cronometradores internos que residen en los músculos del cuerpo, de la misma manera que el reloj circadiano maestro, reside en el cerebro. Mientras que el reloj maestro monitorea y regula los ritmos del cuerpo como un todo, los relojes musculares son los principales responsables de sincronizar la actividad muscular diaria con el resto del cuerpo y el entorno que lo rodea.

Cuando los músculos esqueléticos, los sistemas biológicos y los eventos ambientales se sincronizan, se establece un ritmo que beneficia a todo el cuerpo, influyendo en el rendimiento deportivo y físico, la prevención de enfermedades y la salud en general (Mayeuf-Louchart, Staels & Duez 2015).

Conocer qué hace que los relojes musculares funcionen, tanto a nivel celular como en todo el sistema, puede ayudarlo a comprender la base del entrenamiento sincronizado. Aquí encontrará una descripción general de la biología de los relojes musculares y los principios de programación, incluida la similitud biométrica y el descanso intermitente, que se basan en ellos, así como programas de muestra que ilustran su uso. Al considerar estos factores al crear la programación, puede ayudar a los clientes a obtener más beneficios de cada sesión de ejercicio, al mismo tiempo que mejora la salud general y la prevención de enfermedades a largo plazo.

El propósito de todos los relojes internos, incluidos los relojes musculares, es utilizar información sobre la sincronización de eventos dentro y fuera del cuerpo para alinearlo con el entorno en un horario de 24 horas.


¿Por qué los relojes musculares son clave?


Debido a que la masa corporal es más del 40% de músculo, este tipo de tejido tiene una poderosa influencia sobre el cuerpo. Además, hay más de 600 músculos esqueléticos y cada uno tiene su propio reloj; por lo tanto, hay más de 600 relojes musculares independientes en el cuerpo. Cada período de 24 horas, estos relojes musculares trabajan para sincronizar la actividad del músculo esquelético con el reloj maestro ubicado en el cerebro.


Además, los relojes musculares trabajan para alinear la actividad muscular diaria con los ciclos corporales naturales (como las fluctuaciones en los niveles hormonales y la temperatura corporal); con otros órganos y sistemas del cuerpo (afectando el sistema digestivo, el hígado y los hábitos alimenticios, por ejemplo); y con eventos ambientales externos (como cambios diurnos y nocturnos en los niveles de luz). Los relojes musculares también se comunican entre sí y con otros relojes del sistema musculoesquelético, incluidos los relojes de tendones y ligamentos.


Es importante señalar que, aunque el reloj maestro del cerebro ejerce un control directo sobre los relojes musculares, estos no ejercen un control directo sobre el reloj maestro; sin embargo, a través del ejercicio (como se muestra más adelante), los relojes musculares influyen indirectamente en el reloj maestro.


¿Cómo se comunican los relojes musculares?


La sincronización de los músculos y los sistemas corporales se produce a través de un complejo sistema de comunicación a nivel celular. Los relojes musculares son en realidad genes, también denominados factores de transcripción, compuestos de proteínas que ayudan a regular la función muscular.

Cuando los músculos esqueléticos se contraen repetidamente (como durante el ejercicio), liberan mioquinas, un tipo de proteína específica de los músculos. Otros sistemas corporales (incluido el reloj maestro) reconocen las mioquinas como una señal de que los músculos están funcionando.

Es a través de este patrón de liberación y reconocimiento que los músculos esqueléticos y otros sistemas corporales se comunican y, en última instancia, se sincronizan durante y después del ejercicio para maximizar el rendimiento y los beneficios para la salud. La clave para comprender cómo los relojes musculares pueden optimizar la salud y el estado físico es reconocer cómo se basan en el tiempo.


¿Por qué la sincronización del fitness es importante para los músculos?


El propósito de todos los relojes internos, incluidos los relojes musculares, es utilizar información sobre la sincronización de eventos dentro y fuera del cuerpo para alinear el cuerpo con el entorno en un horario de 24 horas. Cumplir con un programa de entrenamiento regular genera un ritmo circadiano que prepara los músculos y otros sistemas del cuerpo para la actividad diaria y los tiempos de descanso cada día.


El tiempo en el fitness y los deportes se refiere a algo más que a la hora del día en que se realiza el ejercicio. También tiene que ver con adherirse a un programa de ejercicio regular que esté alineado con los cambios que ocurren naturalmente en el cuerpo y los músculos a diario. Estos cambios incluyen fluctuaciones en los niveles hormonales y la flexibilidad muscular, así como variaciones en la hora del día en la utilización de oxígeno y los niveles de sustratos bioquímicos (moléculas sobre las que actúan las enzimas) que son específicas del pico de rendimiento muscular.


Cuando se liberan mioquinas durante el ejercicio, hacen más que proporcionar información sobre la actividad muscular inmediata; también transmiten señales de tiempo que ayudan al cuerpo a saber cuándo un músculo está activo en relación con la hora del día.