FASE 1 DEL MODELO OPT™ DE NASM: ACTUALIZACIONES AL ENTRENAMIENTO DE RESISTENCIA Y ESTABILIZACIÓN

NATIONAL ACADEMY OF SPORTS MEDICINE

El diseño del programa no tiene por qué ser un proceso complicado. Como entrenadores personales u otros profesionales del fitness, cuando realmente entendemos los objetivos de nuestros clientes y la función de diferentes variables agudas (por ejemplo, series, repeticiones, períodos de descanso, intensidad), desarrollar un programa seguro y eficaz se convierte en algo natural. Cuando se trata de programación, NASM usa el modelo Optimum Performance Training (OPT). Como puede ver, el modelo OPT está diseñado en forma de escalera, pero de ninguna manera debe verlo como un camino de un solo sentido. Los diferentes "pasos" o fases, le permiten moverse según sea necesario. Esto significa que puede subir y bajar e incluso omitir pasos según los objetivos de sus clientes.

El modelo OPT es único porque ofrece estrategias de programación para cada adaptación neuromuscular (resistencia de estabilización, hipertrofia , fuerza y potencia) y cómo se pueden construir entre sí.



Esto les brinda a los profesionales del fitness mucha más flexibilidad para ajustar su programación a las necesidades específicas de sus clientes. Piénselo de esta manera, si tiene la tarea de solucionar un problema en casa, iría a su caja de herramientas y seleccionaría las herramientas adecuadas para el trabajo.

Cada trabajo es único y requiere varias herramientas en un orden diferente cada vez y algunos trabajos pueden llevar más tiempo que otros. Por ejemplo, arreglar el fregadero de la cocina requiere herramientas diferentes a las de instalar un piso nuevo. Lo mismo se aplica a los clientes con diferentes objetivos Cuando se trata del diseño de programas, el modelo OPT es su caja de herramientas.

Como profesional del acondicionamiento físico, seleccionará las variables de fase / agudas adecuadas para ayudarlos a lograr sus objetivos específicos (es decir, pérdida de peso, aumento de masa muscular, rendimiento deportivo).

Al diseñar programas, es muy importante abordar todos los componentes de la aptitud física relacionada con la salud utilizando principios de entrenamiento científicamente reconocidos. Esta fue la fuerza impulsora detrás del desarrollo del modelo OPT.

Desde hace años, el modelo OPT ha sido respaldado por investigaciones (Distefano et al., 2013) y ha servido de base para muchos profesionales del fitness y programas exitosos. Ahora que hemos tenido una pequeña introducción al modelo OPT, pasemos a la primera fase: Entrenamiento de resistencia de estabilización.

FASE 1. ENTRENAMIENTO DE RESISTENCIA DE ESTABILIZACIÓN

La fase 1 se utiliza a menudo como punto de partida para muchos clientes. Como veremos más adelante, dicha fase comprende los conceptos básicos y es un excelente punto de partida para alguien que puede tener pocas condiciones físicas. Por otro lado, las características de la fase 1 se pueden utilizar para ayudar a capacitar a los clientes más avanzados que pueden tener mayor nivel de acondicionamiento físico. La fase 1 comienza enseñando a un individuo cómo realizar diferentes patrones de movimiento y ayudándolo a adquirir habilidades básicas y, por supuesto, trabajar en la resistencia y estabilidad muscular. Estos esquemas de movimiento se denominan patrones de movimiento fundamentales e incluyen la sentadilla, la bisagra de la cadera, los movimientos de tracción, los movimientos de empuje, la presión vertical y los movimientos multiplanares. La mayoría de los ejercicios incluyen uno o más de estos movimientos y nuestros clientes necesitan tener un conocimiento sólido de todos ellos antes de pasar a variaciones más avanzadas.

Además, los profesionales del fitness evaluarán y comenzarán a abordar los desequilibrios musculares, ayudarán a mejorar el rango de movimiento, así como aumentar la estabilidad de las articulaciones. Todo esto se hace para ayudar a minimizar el riesgo de lesiones, especialmente para una persona sin condición física. Cuando se trata del diseño de programas en cualquier nivel, nuestro principal objetivo como profesionales del fitness debería ser mantener el entrenamiento seguro y eficaz.

Por lo general, una persona puede pasar de 2 a 6 semanas en la Fase 1 antes de seguir adelante, sin embargo, la progresión siempre va a depender de sí mismo. Asegúrese de considerar siempre las capacidades y limitaciones físicas de sus clientes, progresando y retrocediendo, según sea necesario. La intensidad es una de nuestras principales variables agudas que se utilizan para determinar la cantidad de trabajo en cada una de las fases, siendo la resistencia de estabilización la fase de baja intensidad. La intensidad se refiere al nivel de esfuerzo que resiste un individuo en el trabajo desarrollado durante su entrenamiento; generalmente se expresa como un porcentaje de su máxima capacidad de una repetición (1RM). Sin embargo, esto no significa necesariamente que el trabajo de baja intensidad sea fácil. Más bien, la cantidad de carga que usa un cliente es relativamente ligera en comparación con su máxima. Esto permite al cliente realizar repeticiones más altas y concentrarse en adaptaciones de resistencia muscular, en lugar de la fuerza máxima. Pero ambas formas de ejercicio pueden ser increíblemente exigentes.

DISEÑO DE UN ENTRENAMIENTO DE FASE 1

Al diseñar un entrenamiento de Fase 1, debemos considerar algunos componentes importantes del entrenamiento:

• Calentamiento. • Activación. • Desarrollo de habilidades. • Entrenamiento de resistencia. • Elección del cliente. • Enfriamiento.

Cada componente está diseñado e implementado para ayudar a obtener una adaptación específica. Sin embargo, es posible que no siempre tenga el tiempo suficiente para usarlos todos con éxito, dependerá de usted, el profesional del fitness, debe elegir cuáles son los más importantes para su cliente. Dicho esto, veamos un desglose rápido de cada uno y veamos cómo funcionan dentro de la Fase 1 del