EMOCIONES EN MOVIMIENTO: EL EJERCICIO COMO INTERVENCIÓN CONTRA LA ANSIEDAD

Autor: Angie Miller

En el gimnasio, esperamos usar todo el rango de movimiento de nuestro cuerpo. Asimismo, en la vida, también tenemos derecho a una amplia gama de emociones.

Siempre que seamos capaces de expresar y manejar nuestras emociones apropiadamente, esto es saludable. Pero para algunas personas, las emociones pueden afectar la salud, el bienestar y el auto cuidado, incluida la alimentación y el ejercicio, las relaciones y los hábitos. Una de las más comunes entre estas emociones es la ansiedad.

En este preciso momento, casi 1 de cada 5 estadounidenses vive con un trastorno de ansiedad, según la Asociación de Ansiedad y Depresión de América . De hecho, los trastornos de ansiedad son el problema de salud mental más común en los Estados Unidos y afectan a 40 millones de adultos estadounidenses (ADAA nd). Dada esa estadística, existe una buena posibilidad de que los profesionales del fitness se encuentren con clientes, miembros del gimnasio y colegas que están experimentando los efectos de las condiciones relacionadas con la ansiedad.

En este tiempo en que el COVID-19 está interrumpiendo tantas vidas: ¡encontrar técnicas de bienestar para ayudar a reducir la ansiedad de un cliente es imprescindible!

La solidaridad y la educación son habilidades fundamentales que pueden ayudar a los profesionales del acondicionamiento físico a ser más tolerantes y comprensivos al trabajar con estos grupos de personas. Es importante que entendamos cómo el ejercicio puede ser útil para las personas con ansiedad, pero es igualmente importante comprender las barreras y los desafíos únicos que acompañan a la ansiedad para que podamos apoyar adecuadamente a nuestros clientes.

La investigación en este artículo tiene como objetivo proporcionar una comprensión básica de la ansiedad y los trastornos relacionados con la ansiedad y cómo utilizar esa información, iluminando el papel del ejercicio en la disminución de los síntomas asociados con la ansiedad, la preocupación y el estrés .

DETECTAR LOS SÍNTOMAS DEL TRASTORNO DE ANSIEDAD GENERALIZADA

Las mujeres tienen el doble de probabilidades que los hombres de verse afectadas por el trastorno de ansiedad generalizada (GAD), y el GAD a menudo ocurre junto con la depresión (ADAA nd). El GAD afecta la forma en que pensamos y sentimos, pero también puede provocar síntomas físicos.

POSIBLES SÍNTOMAS DEL TAG

  • Una sensación de miedo o pavor que está en curso e interfiere con el funcionamiento diario.

  • Preocupación que es exagerada/excesiva (desproporcionada al evento o situación) y no puede ser controlada.

  • Inquietud o nerviosismo.

  • Estar irritable o sentirse al límite.

  • Falta de atención o dificultad para concentrarse.

  • Fatigarse fácilmente.

  • Tensión muscular que también puede incluir dolores de cabeza, sudoración y náuseas.

  • Trastornos del sueño, incluida la dificultad para conciliar o permanecer dormido, inquietud o sueño insatisfactorio.

CRITERIOS ADICIONALES IMPORTANTES

  • La ansiedad excesiva y la preocupación por una serie de eventos o actividades deben ocurrir la mayoría de los días durante al menos 6 meses.

  • Al menos tres de los síntomas enumerados deben estar presentes durante más días de los 6 meses anteriores.

Si estos criterios y síntomas están presentes en un cliente o ser querido, anime a la persona a hablar con un profesional de la salud mental u otro profesional de la salud de inmediato.

ANSIEDAD COTIDIANA VS TRASTORNOS DE ANSIEDAD

Saber la diferencia entre la ansiedad cotidiana y los trastornos de ansiedad puede ayudar a los profesionales del fitness a comprender lo que experimentan algunos de sus clientes. Según la Asociación Estadounidense de Psicología (2019), la ansiedad se “caracteriza por sentimientos de tensión, pensamientos de preocupación y cambios físicos”.

Las personas con ansiedad a menudo luchan con pensamientos, preocupaciones e inquietudes intrusivas, no deseadas y angustiosas, y pueden experimentar síntomas físicos que incluyen sudoración, mareos, aumento del ritmo cardíaco y temblores.

La ansiedad es una de las muchas emociones que experimentamos mientras navegamos por la vida. Podemos temer una mudanza inminente o estar preocupados por un miembro de la familia que enfrenta una situación difícil.

Podríamos sentirnos ansiosos por una próxima revisión en el trabajo o un importante examen de certificación. En algún momento, muchos de nosotros nos preocupamos por problemas de salud (los nuestros o los de un ser querido), los desafíos de la crianza, los cambios de carrera y los factores estresantes financieros.

Si bien todos nos sentimos ansiosos de vez en cuando, nuestro nivel de ansiedad es relativo a nuestra tolerancia a la angustia y nuestra percepción o capacidad de cómo podemos manejar la situación que afrontamos. Sin embargo, para algunas personas, la ansiedad no se percibe manejable, se siente abrumable.

Cuando la preocupación, el miedo y los pensamientos y emociones incómodas no desaparecen, empeoran con el tiempo o interfieren con las actividades diarias, el desempeño laboral o las relaciones, podría ser un signo de un trastorno de ansiedad.

El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), publicado por la Asociación Estadounidense de Psicología (2013), clasifica la ansiedad en diferentes tipos de trastornos relacionados con la ansiedad. (El DSM-5 es el manual de diagnóstico utilizado por los profesionales de la salud en los Estados Unidos y gran parte del mundo para definir los trastornos de salud mental, enumerando los síntomas y los criterios para estandarizar la atención y la coherencia en el diagnóstico).

Uno de los trastornos relacionados con la ansiedad más comunes enumerados en el DSM-5 es el trastorno de ansiedad generalizada (TAG), que afecta a 6,8 millones de adultos, o el 3,1 % de la población de EE. UU. (ADAA nd).

TRASTORNOS DE ANSIEDAD: CAUSAS Y TRATAMIENTOS